Aunque sus titanes fundadores la abandonaron hace mucho tiempo, Conquista del Invierno ha adquirido notoriedad como punto crucial en el conflicto entre la Alianza y la Horda. Conquista del Invierno, cubierta de nieve y hielo, es un campo de batalla traicionero en el que ambas facciones luchan por controlar los valiosos recursos de la región, como raros compuestos elementales o antiguas reliquias. Las fuerzas de la Alianza y la Horda han saqueado las decadentes estructuras de Conquista del Invierno con la esperanza de que los objetos que esconden les den la ventaja que tanto necesitan en su lucha contra el Rey Exánime... y contra el bando opuesto.

Pero no todas las ruinas de Conquista del Invierno son tan fáciles de saquear. En la frontera norte de la región, la Fortaleza de Conquista del Invierno permanece prácticamente intacta y sus tesoros no se han visto perturbados. En un principio, los titanes construyeron esta fortaleza para albergar numerosos experimentos mientras cultivaban el joven mundo de Azeroth. Las creaciones más prometedoras de los titanes se trasladaron a las selvas cercanas de la Cuenca de Sholazar, donde han prosperado desde entonces. Antes de abandonar Azeroth, los titanes sellaron totalmente la Fortaleza de Conquista del Invierno para protegerla de los intrusos.


Al principio, la Fortaleza de Conquista del Invierno llamó la atención de los héroes de Azeroth por su importancia estratégica. La posición ventajosa de la fortaleza representaba una base relativamente segura para que los combatientes prepararan sus estrategias y reunieran fuerzas. Inevitablemente, aquellos que acamparon a la sombra de la sólida fortaleza empezaron a preguntarse qué secretos contenía. Desde entonces valientes héroes han atravesado sus puertas y se han adentrado en la fortaleza para investigar. Por lo que cuentan los supervivientes, los titanes no dejaron su fortaleza desprotegida.

Un custodio gigante conocido como Archavon el Vigía de Piedra patrulla el repositorio interior y ataca a todo aquel que se atreva a plantarle cara. Al igual que sucede con otras creaciones de los titanes, la construcción de Archavon transmite su propósito: es un gigante agrietado con un puño lleno de pinchos con los que atravesar a sus oponentes. Aunque ha protegido impasible la cámara durante milenios, la más mínima provocación le hará aplastar a sus enemigos con ataques mortales que levantan asfixiantes nubes de polvo.


Un custodio gigante conocido como Archavon el Vigía de Piedra patrulla el repositorio interior y ataca a todo aquel que se atreva a plantarle cara. Al igual que sucede con otras creaciones de los titanes, la construcción de Archavon transmite su propósito: es un gigante agrietado con un puño lleno de pinchos con los que atravesar a sus oponentes. Aunque ha protegido impasible la cámara durante milenios, la más mínima provocación le hará aplastar a sus enemigos con ataques mortales que levantan asfixiantes nubes de polvo.




A pesar de estos peligros, los aventureros siguen buscando la gloria en estas cámaras, ya que se rumorea que los titanes dejaron algo más que unos guardianes. A los vencedores les esperan riquezas inimaginables, tesoros dignos de titanes.

Fuentes:
http://www.wow-europe.com
www.wowwiki.com
www.wow-crusader.es